Saltar al contenido

12 maneras en las que tu caballo dice que debes revisar tus dientes

enero 24, 2021

¿Cómo saber cuándo su caballo necesita revisar sus dientes? Muy a menudo te lo dicen, pero puedes tomarlo por un comportamiento malo o extraño.

Puedes disciplinarlo o ponerle una venda en la nariz para hacerlo un poco. O puede cambiar las brocas, ponerse martingalas o atar o usar otro equipo diseñado para mantener la cabeza de su caballo donde debe estar. Puede cambiar la alimentación, los baldes u otros aspectos del entorno de su caballo. Pero su caballo puede actuar o hacer cosas extrañas porque siente malestar y dolor.

Idealmente, los dientes de su caballo deben ser inspeccionados por un profesional al menos una vez al año. Conozca las señales de que es hora de llamar a un dentista o veterinario de caballos para que revise los dientes de su caballo, incluso si ha pasado menos de un año.

Preocupaciones con el bit

Un caballo que notamos que se enfada cuando mastica puede estar reaccionando a la incomodidad que le causan sus dientes. Otro síntoma puede ser el movimiento de la cabeza, que denota la incomodidad que sufre por los dientes. Tal vez el caballo esté necesitando una extracción.

Quidding o escupir heno

Se llama quidding a cuando el caballo escupe bolas de heno que ya ha masticado. Un caballo que padece quids puede llegar a tener un problema nutricional, ya que no consigue alimentarse correctamente.

El caballo sacude la cabeza

Cuando el caballo, al ser montado, mueve mucho la cabeza, puede obedecer a diferentes razones. Es posible que reaccione al uso que se hace de las riendas. Otra opción es que tenga problemas para transportar la broca, o incluso puede ser por problemas dentales que le causen algunas molestias constantes o solo en cuanto se produce un poco de desgaste.

Mala salud general y pérdida de peso

Los dientes en mal estado pueden contribuir a la pérdida de peso, debido a que el caballo no puede tener una nutrición correcta porque se le impide extraer lo necesario del forraje fibroso como son el pasto y el heno.

Además, cuando el caballo no logra masticar correctamente corre el riesgo de ahogos y a sufrir de cólicos ocasionados por impactación.

Comer con lentitud

Si su caballo tiene dientes rotos, encías infectadas, dolor en las mejillas o cualquier otra molestia en la boca causada por problemas dentales, puede masticar la comida muy lentamente. Esto puede provocar una pérdida de peso y una mala nutrición, especialmente si se apresura de alguna manera, por ejemplo, por otros caballos , que quieren robar su comida.

Derrame de granos

Un caballo que come derramando o tirando grano por todas partes puede estar ansioso por su comida. Además, podría estar tratando de estar atento a cualquier otro caballo que intente robarlo. O, debido a problemas dentales, el caballo puede tener dificultades para sostener el grano en la boca y masticar. Debido a que es posible que el grano no se muele correctamente, puede producirse asfixia.

Mal olor

Si hay un mal olor proveniente de la boca o la nariz de su caballo, sospeche una infección de las encías o de otra parte de la boca. Esta podría ser la única señal de que existe un problema que podría tener que tratarse con trabajo dental y antibióticos.

Babas excesivas

Los caballos babean o babean porque han ingerido plantas con hongos que les hacen babear o después de la ingestión de una sustancia irritante. Además, algo podría estar incrustado en las encías, la lengua o el paladar, o el caballo podría tener un problema dental. Algunos caballos babean cuando tienen un poco dentro, y es bastante normal. Pero si no está seguro, probablemente sea el momento de llamar a un veterinario o dentista equino.

Descarga sinusal

Es normal que salga un pequeño hilo de líquido claro o ligeramente lechoso por la nariz de su caballo. Una secreción nasal desagradable puede ser un signo no solo de una infección de los senos nasales, sino también de una infección dental. Su veterinario le ayudará a encontrar la causa de la secreción y le aconsejará sobre el mejor tratamiento.

Cabeza tímida

Si su caballo es tímido y no le permite tocar, cepillar o poner las bridas , entonces un doloroso problema dental podría ser la causa.

Deshidratación

Los caballos con problemas dentales graves pueden ser reacios a beber agua fría . La falta de agua puede provocar asfixia y cólicos por impactación, además de dificultad para obtener toda la nutrición que necesita de sus alimentos. Si sospecha de un problema dental, sería aconsejable mojar la comida de su caballo y proporcionar agua tibia hasta que un profesional pueda ayudarlo a solucionar el problema.