Saltar al contenido

Cómo entrenar a un caballo para que gire usando el objetivo directo

enero 28, 2021

Girar un caballo es una habilidad básica que aprenderá al comenzar a montar. Si bien algunos ciclistas usan regularmente contenido para el cuello, el contenido directo (u oral) es una forma más fácil de girar.

El contenido inmediato significa que tienes una correa en cada mano. Las señales de la izquierda son para girar a la izquierda y la derecha usa el gatillo derecho para señalar el giro a la derecha.

A medida que desarrolle sus habilidades para montar, aprenderá a usar mejor las riendas y a guiar a su caballo con mayor precisión. Para comenzar, aprenda cómo llevar un caballo a giros simples.

Empiece el viaje

Use guantes delgados para mejorar y mejorar el comportamiento. Si su caballo está ensillado y condenado, primero querrá trabajar en un área nivelada sin obstáculos y luego agregar obstáculos a medida que mejoren sus habilidades. Trate de montar en círculos, serpentinas y bucles para aprender a usar ayudas para las manos, el asiento y las piernas y mantener su cuerpo en equilibrio.

Sujeta las riendas

Sostenga una correa en cada mano. Tus manos estarán a una o dos pulgadas hacia adelante de la silla y unas pulgadas más arriba, por lo que tus puños estarán en un ángulo de 30 grados. Tus pulgares estarán arriba y la perra (broche) a lo largo de tu brazo. Siga la mano izquierda con la mano izquierda y la derecha, la derecha.

Guía al caballo para que avance

Mantener un suave contacto elástico entre el reinado de las manos y la boca del caballo, controlando el movimiento de avance utilizando la pata y el asiento. Las riendas no deben estar apretadas y caídas. Debe haber una línea recta desde el codo hasta la broca.

Use Leashes para girar a la izquierda

Para girar a la izquierda, presione ligeramente la palanca en su mano izquierda. Apriete, no tire de las riendas. Si está controlando activamente las riendas izquierdas, manténgase en contacto con las riendas derechas, ya que esto controla el número de curvas que tomará su caballo cuando dé la vuelta a la esquina. Por lo tanto, no se puede permitir que el motivo correcto se debilite o se mantenga con demasiada fuerza.

Al mismo tiempo, cuando controle las riendas, presione su pie izquierdo contra el costado del caballo para que el caballo gire alrededor de su pie. No se incline al girar, permanezca derecho en el sillín y coloque el peso en la parte interna del fémur.

La presión cambia cuando el caballo gira

Mientras el caballo obedece a la réplica, afloje la presión del brazo y la pierna. Mantenga un contacto suave con la boca del caballo hasta la próxima vez que le pida que se detenga o se dé la vuelta.

Use correas para girar a la derecha

Para girar a la derecha, use su brazo y pierna derechos para llevar al caballo de la misma manera. Ahora tu rienda derecha estará activa y querrás que el caballo se doble alrededor de tu pierna derecha.

Errores a evitar

Utilice la presión mínima necesaria para llevar al caballo. Una presión fuerte en la boca puede alterar al caballo y hacerlo insensible a sus órdenes. Nunca tire ni rasgue de repente.

Evitar apretando demasiado las piernas. Esto no solo dañará las piernas y el asiento, sino que también puede avergonzar al caballo. Cuanto más tensos estén los músculos de las piernas, más tenso estará todo el cuerpo. El caballo ganará esta tensión y puede responder en consecuencia.

Cuando se sienta en la silla, su peso debe caer sobre el talón ya que su pie cuelga naturalmente.

Las riendas necesitan un reajuste constante mientras conduce. Mantenga siempre un contacto suave con la boca del caballo, acortando o alargando las riendas según el paso del caballo. Esto significa reducir las riendas a medida que acelera y alargar a medida que reduce la velocidad para que el cuello del caballo pueda moverse con naturalidad.

Pruebas de problemas y comportamiento

Se practicará el entrenamiento en el uso adecuado de riendas y ayudas hasta que se vuelva completamente automático. No apriete las riendas con demasiada fuerza porque confunde al caballo y, con el tiempo, puede aprender a ignorar los beneficios o, lo que es peor, responder a la incomodidad educando o distrayéndolo.

Mucha gente piensa que solo las riendas hacen girar a un caballo, pero esto no es del todo cierto. El asiento y las patas también entran en juego. Utilizar Entrenamiento de formas y obstáculos como rieles y pilones para practicar giros con precisión.